Cómo elegir a tu entrenador personal

Practicar un deporte, entrenar de forma regular en un gimnasio, o querer llegar a ser un gran campeón (¡en el running tal vez!), es algo con lo que muchos soñamos hoy en día. Sueños y objetivos cada vez más perseguidos a pesar del poco tiempo que todos tenemos disponible para dedicarnos a lo que más nos gusta.

Por este motivo es importante encontrar un guía deportivo que nos ayude, nos siga y nos motive a mantenernos en forma. Y no solo físicamente, sino también mentalmente. Un entrenador personal, como experto en su campo, puede ayudarnos a simplificar este objetivo, “cogiéndonos de la mano” y ayudándonos a identificar los ejercicios que son más recomendables en función de los resultados que estemos buscando.

Sin embargo, al entrenador personal no debemos verlo como una ayuda válida únicamente para aquellos que no están particularmente capacitados o entrenados; ya que, sin duda, lo es  también para atletas profesionales, que necesitan la ayuda de un entrenador cualificado para no perder entrenamiento, ganar en forma física, en fuerza, ser estimulados y superar juntos objetivos cada vez más desafiantes.

Pero, ¿cómo elegimos al mejor entrenador personal? Sin duda, lo primero que tenemos que tener en cuenta será asegurarnos que la persona que vaya a convertirse en nuestro guia deportivo sea un profesional. Uno no se convierte en entrenador en pocos días, sino que, más bien, adquiere este rol específico después de largos estudios y capacitación, así como de capacitación continua, convirtiendo una pasión en una profesión.

Atención, un coach podría ser un excelente comunicador, físicamente esbelto… y, por lo tanto, atractivo, de algún modo, bajo este puntos de vista. Sin embargo podría esconderse detrás de esta “máscara”, una persona sin la capacidad de enseñar la técnica correcta de los ejercicios.

En esencia, el entrenador debe ser, ante todo,  un verdadero deportista. Y debe ser capaz de captar nuestras necesidades potenciales para desarrollarlas y hacernos crecer. También debe estar, al menos, orientado al deporte que más le apasiona y, por naturaleza, depende de quienes asisten al gimnasio: si, por ejemplo, quiere prepararse para una maratón, es impensable que lo entrene un entrenador deportivo que no corre. Porque, aunque puede ser un experto en fisicidad y gimnasia, no sería la persona más adecuada.

El entrenador personal ideal es la persona que impulsa, al menos, el 110% de nuestras capacidades. Y no solo el que puede explicar los ejercicios, o el que insiste en esto o en esa herramienta, o hacer teorías descriptivas con los mejores programas esquemáticos en el papel: Un buen entrenador deportivo debe imponerse para llevar a cabo, en la práctica, toda la teoría expuesta, transmitir la pasión por el entrenamiento y llevar a su estudiante a un nivel superior.

Confiar en un entrenador personal cualificado significa garantizar un programa de ejercicio ideal y, obviamente, es importante que se le aconseje sobre la actividad física más adecuada, no tanto exclusivamente por la pasión (que, por supuesto, sigue siendo importante), sino en función de las características morfológicas específicas. y el estilo de vida del practicante individual. Cada aspecto de la persona se estudia para lograr los objetivos: edad, peso, sexo, profesión, tiempo disponible… todos los elementos que un buen entrenador debe combinar para encontrar la receta adecuada para la capacitación más adecuada, también en función del estado enérgico y emocional.

Un entrenador con buena reputación en su campo, como ya hemos dicho, debe poder demostrar que tiene técnica y competencia y, para ello, es necesario garantizar al cliente altos estándares que, sin lugar a dudas, pueden ser representados por un título en educación física o un diploma o, al menos, certificados y certificaciones reconocidos, con experiencia comprobada en el sector. Por lo tanto, es mejor revisar el currículo incluso si, por supuesto, hay entrenadores personales que no son graduados pero que son ricos en un fondo carismático y envidiable, técnico y relacional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *