Correr contra el estrés 1

Correr contra el estrés

La ansiedad y el estrés van de la mano y, a menudo, se combaten demasiado precozmente con pastillas y medicamentos. Pero antes de recurrir a tratamientos farmacológicos –y en cualquier caso siempre es recomendable hablar primero con un especialista en salud mental–, existen maneras de combatir la ansiedad y la ansiedad con el deporte.

De hecho, correr representa un método muy válido para controlar la ansiedad y el estrés. La ansiedad y el estrés pueden conducir a la depresión, por lo que si se actúa a tiempo se puede evitar un problema que, lamentablemente, asole cada vez a más personas.

Los beneficios de la actividad física influyen positivamente en el cuerpo y la mente: la circulación sanguínea, la situación hormonal, la actividad neuronal e incluso la psique. En términos psicológicos, correr mejora la autoestima y aumenta el sentido de autoeficacia, ya que nos hace más seguros de nosotros mismos y de nuestras habilidades.

¿Cómo funciona el running vs el estrés?

Para disfrutar de los múltiples beneficios de correr, es importante establecer metas (alcanzables, por supuesto) y lograrlas: esto aumenta la confianza en uno mismo y en las habilidades propias. Por ello y evidentemente, la carrera no debe convertirse en una imposición sino, por el contrario, hay que valorarla.

Además, correr mejora tu apariencia física también ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad. El mérito de todos estos beneficios está sobre todo en las endorfinas capaces de actuar como calmante natural del cerebro y también de conciliar el sueño –todos sabemos que el descanso adecuado es fundamental para combatir el estrés–. 

Varios estudios han demostrado que la actividad constante puede tener los efectos de la farmacoterapia en la reducción de los síntomas de ansiedad y depresión. Sin olvidar que la práctica constante de actividad física reduce la incidencia de trastornos relacionados con la ansiedad y la depresión.

Ahora es un hecho que la actividad física entendida como deporte afecta positivamente a los estados de ansiedad. Análisis ya realizados desde hace unos quince años han encontrado que la actividad física aporta importantes beneficios a los síntomas de ansiedad, y se puede experimentar mejoras medibles después de al menos 10 semanas de actividad física continua y constante.

Correr como prevención de ansiedad y estrés

Correr, por tanto, entre las muchas y diferentes disciplinas, es sin duda una panacea contra los estados de ansiedad y estrés. Sus beneficios, físicos y psicológicos, son comprobables casi de inmediato y una vez se supere el período inicial de cansancio y agotamiento normal que conlleva. 

Sin embargo, en casos más graves es recomendable actuar sobre el problema de la ansiedad con un adecuado aporte psicológico y con una adecuada terapia médica. Por ello se debe enfatizar que correr constantemente puede prevenir estados ansiosos y puede contribuir activa y concretamente a aliviar estados de ansiedad. 

Según los múltiples y diferentes estudios realizados al respecto, la actividad física constante ayuda a regular los síntomas agudos de esos estados ansiosos en casos de rasgos de ansiedad. Las mejoras podrían experimentarse después de aproximadamente dos meses y medio de actividad física. 

Son precisamente los expertos del sector quienes afirman que la actividad física aeróbica moderada es una alternativa eficaz o un apoyo muy valioso al tratamiento farmacéutico y psicológico para los estados de ansiedad. Con esto queremos decir que la actividad aeróbica actúa como un antidepresivo real y, por lo tanto, correr se vuelve efectivo para prevenir y tratar la depresión (que a menudo surge con ansiedad). Es importante señalar que el efecto antidepresivo de correr mejora cuando se combina con la psicoterapia.

¿Cómo puede actuar el running sobre los estados de ansiedad?

Entre los primeros efectos del running en la ansiedad se encuentran: 

  • El beneficio es psicológico, ya que el runner aumenta el autocontrol y por tanto su sentido de autoeficacia. 
  • Correr, y también la actividad física en general, tiene una acción inmediata especialmente sobre la ansiedad aguda, comparable al efecto de las técnicas de relajación habituales.
  • Afecta los parámetros cardiovasculares (taquicardia e hipertensión).
  • Te hace adelgazar y tonifica tu cuerpo y, en consecuencia, aumenta tu autoestima.
  • Comprometerse a respetar un programa de formación es una forma de fijar metas y respetarlas es una meta y sin duda un beneficio a nivel psicológico.
  • Es una excelente manera de liberar y, por lo tanto, no acumular tensión.

¿Cuándo es recomendable correr? 

No hay límite de edad para empezar a correr, lo importante es entrenar según tu edad y características físicas. Aquellos que tengan la intención de probar suerte en la carrera deben comenzar gradualmente a seguir un programa de entrenamiento específico para principiantes. 

La progresividad de los entrenamientos es un elemento fundamental para el éxito de la «inserción» al running, para la adaptación del cuerpo y también para combatir el estrés y la ansiedad. El cuerpo y la mente no deben sentirse estresados ​​y deben acostumbrarse gradualmente a los nuevos ritmos. 

Por lo tanto, debe dejar de lado las prisas y comenzar con un entrenamiento específico para principiantes. También es bueno tener en cuenta que inicialmente la sensación de cansancio físico puede desanimar y llevar al abandono de la nueva actividad física. Pero es importante mantener en mente que es un «obstáculo», el cual se puede superar con constancia y determinación. La carrera después será realmente un placer para el cuerpo y la mente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *