Errores que debemos evitar si corremos para adelgazar

Son tantos los que se unen al mundo running cuando se acerca el verano … con la calor cerca queremos perder peso,  eliminar toxinas y quitarnos de encima lo ganado en invierno.  Los kilos de más no nos quedan bien en manga corta ni para lucir la minifalda.

Para algunos esto se convertirá únicamente en un breve capitulo (¡error!), para otros supondrá el inicio de una pasión, la pasión por el running. En ambos casos, es recomendable establecernos una serie de reglas de partida.

El entrenamiento, sea del tipo que sea, debe estar siempre equilibrado de forma correcta, sobre todo en aquellos que de incorporan de nuevo en el mundo running. Deberemos prestar por tanto  especial atención e intentar evitar los errores más comunes. Errores que pueden afectar el resultado y el objetivo que nos habíamos fijado. Y que por lo tanto, y harán inútiles todos los  esfuerzos que hemos invertido. Errores que cometemos por nuestra inexperiencia y, a menudo, por tener la idea errónea de “así adelgazaré antes”

Los errores más comunes que se cometemos cuando nos iniciamos en el mundo del running, y sobre todo si lo hacemos para bajar de peso son los siguientes:

Beber poco.

Cuanto más bebemos más líquidos eliminamos. Sin embargo a menudo nos iniciamos en el mundo running sin tener en cuenta este aspecto y olvidamos que la sudoración excesiva debe ser compensada siempre con la rehidratación adecuada. Con el sudor, desprendemos el calor en exceso producido durante la contracción y el equilibrio de agua se altera. Por lo tanto debemos rehidratar los tejidos siempre: antes, durante y después de la actividad física.

A demás de agua que vamos a beber a lo largo de la actividad podemos beber, sin excesos, otras bebidas isotónicas que reponen las vitaminas y los minerales de forma más rápida.

Vestirse demasiado y con ropa poco adecuada

Otro de los errores más comunes es el de buscar una máxima sudoración vistiéndose con más ropa de la necesaria o con una equipación inadecuada que no permita la transpiración. Todo ello con la convicción de que de ese modo reducimos el exceso de grasa. La equipación en el running supone un elemento importantísimo y debe adaptarse siempre a la época del año y a la temperatura ambiente. Es mucho mejor optar por ropa técnica que permita la transpiración del sudor.

Consumir poca vitamina C.

La vitamina C es muy importante cuando corremos. Ya que se trata de un antioxidante que protege el organismo del estrés oxidativo causado por la actividad deportiva. Además favorece la absorción del hierro que lucha contra la fatiga y maximiza el rendimiento. Debemos por tanto también incorporar en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina c: tomates, espinacas, fresas…

No desayunar

Especialmente los recién llegados al mundo running deben evitar saltarse el desayuno. Correr en ayunas puede llevarnos a sufrir una reducción de azúcar en la sangre. Es mejor optar por un desayuno sano y no tomar nunca una fruta azucarada. La glucosa contenida produce energía y preserva la grasa que tenemos en el cuerpo.
Comer mal

Si corremos tenemos hambre. Y nos lanzamos a comer “malos” alimentos pensando “bueno luego lo quemo corriendo”. Si decidimos sumergirnos en el mundo del running tendremos que aprender también a comer correctamente y con la adecuada regularidad. No debemos saltarnos nunca las 3 comidas principales y tendremos que hacer también dos secundarias siempre.

Pesarse continuamente.

No tenemos que estar pesandonos continuamente. Porque a veces en el proceso de pérdida de peso podemos ganar kilos de masa muscular. Y esto puede disuadir a la gente que correr para bajar de peso y alejarle de su objetivo objetivo. Recomendamos entonces persarse una vez cada 10 días, siempre por la mañana recién levantados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *