¿Es posible practicar running con diabetes? 1

¿Es posible practicar running con diabetes?

Es posible e incluso conveniente.

Estar activo e incluso correr maratones cuando se tiene diabetes. De hecho, incluso podría ayudarte. Si tienes diabetes, aquí hay algunos consejos que te ayudarán a inspirarte, usar zapatos para correr y afrontar la carretera.

¿Por qué correr es importante para los diabéticos?

Hay dos tipos principales de diabetes: tipo 1 y tipo 2. También hay otro tipo que ocurre durante el embarazo llamado diabetes gestacional. Las cifras van en aumento, especialmente con el aumento de las tasas de inactividad y obesidad en todo el mundo. Lo más impactante es el aumento en el número de jóvenes diagnosticados con diabetes tipo 2, que era una condición asociada solo con la edad adulta.

Cuando alguien tiene diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa correctamente. Este fenómeno se conoce como resistencia a la insulina. La insulina es una hormona producida por el páncreas, que se encarga de controlar el metabolismo de los azúcares, lípidos y proteínas en sangre. Las personas con diabetes tipo 2 a menudo tienen antecedentes familiares importantes y tienden a tener sobrepeso con una circunferencia de cintura alta bastante pronunciada.

Llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio para bajar de peso es fundamental para el cuidado de la diabetes. Para adoptar un estilo de vida saludable, una persona debe comer alimentos ricos en frutas y verduras, usar aceites saludables como el aceite de oliva y comer proteínas magras como el pollo o pescado azul como el salmón. El control de las porciones, especialmente los carbohidratos, también es extremadamente importante para los diabéticos.

Correr con diabetes es otra excelente manera de controlar este equilibrio, ya que el ejercicio hace que el cuerpo sea más sensible a la acción de la insulina.

Consejos generales a seguir mientras corres

Siempre debes asegurarte de llevar cantidades más que adecuadas de azúcar, en forma de tabletas de glucosa o bebidas azucaradas.

Si tu nivel de azúcar en sangre está por debajo de 90 mg / dL, probablemente sea mejor comer un refrigerio con alto contenido de carbohidratos y proteínas. Esto ayudará a prevenir una caída del azúcar en sangre mientras corres.

Los ajustes de insulina dependen del tipo de terapia con insulina en curso y su respuesta al ejercicio físico. Algunos niños son muy sensibles al ejercicio y si usan una bomba de insulina deben suspender la insulina basal o de acción prolongada durante períodos prolongados de actividad física.

Otras personas pueden prevenir los niveles bajos de azúcar en sangre comiendo más carbohidratos antes de correr y manteniendo la insulina como está. Por otro lado, algunas personas necesitan reducir su insulina basal en un cierto porcentaje durante las sesiones de entrenamiento para prevenir la hipoglucemia.

La forma de regular la insulina dependerá realmente de la sensibilidad del cuerpo al ejercicio. Es mejor llevar un registro, realizar un seguimiento de los niveles de azúcar en sangre y trabajar con el equipo médico para crear un plan de insulina individualizado para la diabetes.

Las pruebas frecuentes de glucosa en sangre (antes, durante y después) o invertir en un monitor continuo de glucosa en sangre (MCG) pueden ayudarte a comprender cómo responde tu cuerpo al ejercicio para que pueda regular su ingesta de insulina y carbohidratos.

Llevar contigo un certificado médico es fundamental aunque corras más de 60 minutos, así como informar a un ser querido que vas a salir a correr ya que la hipoglucemia siempre es un riesgo. Alternativamente, lo ideal sería un compañero de fórmula.

  • CARRERAS CORTAS

Se pueden realizar carreras cortas de entre 20 y 45 minutos varias veces durante la semana, con un efecto relativamente pequeño sobre los niveles de azúcar en sangre. Comer un pequeño refrigerio debe proporcionar una preparación adecuada para la carrera.

Si tu nivel de azúcar en sangre es muy alto, este snack no será necesario, mientras que si está por debajo del umbral, debes consumir suficiente azúcar y esperar a que se estabilice antes de correr. Asegúrese de llevar su glucosa con usted en caso de que empiece a sentirse bajo.

  • CARRERAS LARGAS

Las carreras largas solo se recomiendan para corredores con diabetes que han desarrollado buenas rutinas y un buen estado físico a partir de carreras más cortas, ya que forzar el cuerpo durante esta duración sin entrenamiento puede provocar problemas de salud graves.

No es necesario que la preparación se desvíe demasiado de la destinada para tramos cortos, pero se requerirán diferentes niveles de hidratación y aporte de glucosa. El consejo es hacer una parada en el camino, una prueba de azúcar en sangre y un refrigerio, como un sándwich, para mantener altos los niveles de energía.

Mascarillas deportivas personalizadas

  • PISTAS Y MARATONES MUY LARGOS

Los maratones son la culminación de un entrenamiento intenso y no deben ser considerados por personas con o sin diabetes que no estén debidamente entrenados. El manejo inicial puede ser el mismo que el anterior, aunque es recomendable reducir la insulina de larga duración por la mañana, especialmente si es la primera vez que corre un maratón.

Consumir un poco más de azúcar por adelantado, como una barra de chocolate, mantendrá el nivel de azúcar en sangre más alto y evitará el riesgo de hipoglucemia.

Aumenta los geles energéticos similares al azúcar cada 7/8 km para mantener altos los niveles de nutrición y mantener la hidratación bajo control. Los corredores de maratón con diabetes han descubierto que sus cuerpos tienden a hidratarse después de una hora de carrera, y cuanto menos sudes, más necesitarás rehidratarte.

El consumo excesivo de líquidos dificulta mucho la digestión, por lo que, a menudo, hidratarse con pequeñas cantidades es el mejor manejo para los maratones.

Los beneficios de correr para diabéticos son muchos. De hecho, esto es cierto para casi todo el mundo, no solo para los diabéticos. Puede perder peso, ganar masa muscular, mejorar el estado de ánimo, fortalecer los huesos, dormir mejor, aumentar los niveles de HDL (colesterol bueno), mejorar su salud mental y, por supuesto, disminuir la presión arterial y aumentar los niveles de energía.

Es una victoria. Todo lo que tienes que hacer es concentrarte, mantenerte motivado y seguir haciéndolo, día tras día.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *