¿Cuál es la diferencia entre correr y jogging? 1

¿Cuál es la diferencia entre correr y jogging?

Para quienes comienzan un entrenamiento de running, a veces se pueden confundir los términos entre running (correr) y jogging (trotar). En realidad hay muchas creencias erróneas sobre el tema; como por ejemplo, se suele creer que el corredor corre más en comparación con el trotador. Esto puede llegar a ser falso principalmente porque el rendimiento depende de varios factores, como el grado de entrenamiento, edad, entre otros, y no sólo de la velocidad.

Hablemos del runner

El corredor es el que abraza la carrera de tal manera que sepa perfectamente el tiempo que lleva hacer un total de kilómetros. Esto se debe a que el corredor analiza su rendimiento y corre para siempre ir mejorando.

Por ello, quienes entrenan rigurosamente se consideran a sí mismos como verdaderos deportistas; ya que corren constante y metódicamente. Miden el tiempo, calculan las distancias, varían la velocidad de una manera estudiada y siguen tablas de entrenamiento precisas para prepararse para carreras y competiciones.

Hablemos del jogger

Trotar es una actividad física de ritmo lento que es bastante agradable y poco exigente, cuyo objetivo principal es obtener un bienestar físico sin sufrir del estrés de la actividad. Podría decirse que es una actividad deportiva con los beneficios de correr pero a un ritmo diferente. Trotar o jogging se puede practicar generalmente en parques públicos o en espacios en donde el terreno es igual y poco exigente (aunque también se puede practicar en otros tipos de terreno).

Jogging es una actividad aeróbica ideal para el corazón y los pulmones, la cual se puede practicar en condiciones de salud adecuadas. Por ello es importante señalar que la definición de trotar, a diferencia del correr, no es estándar. Esto se debe principalmente a que trotar no requiere la conexión del cronómetro u otros tipos de métodos de evaluación técnica: aquellos que practican el jogging quieren mantenerse en forma pero sin demasiadas pretensiones, sin fatiga y sin dedicarse en un nivel competitivo. Se dedica a su ritmo y no sigue los horarios de entrenamiento.

En conclusión y de acuerdo con la definición más significativa realizada por George A. Sheehan, cardiólogo y runner estadounidense, “la diferencia entre un runner y un jogger es el formulario de registro”. Sin embargo, algunos expertos definen trotar dentro del término de una carrera menor de 6 millas por hora y a una velocidad inferior a 10 km/h (es decir una carrera ligera sin cansar forzosamente al cuerpo).

Es verdad que un jogger o trotador puede convertirse en un runner: a ambos les encanta correr aunque sus perspectivas sean distintas (una más profesional y apasionada que la otra). Y tú, ¿cómo te defines más: como un jogger o un runner?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *