El running y las cervicales

Una de los principales molestias a las que se enfrentan los runners es el dolor de cuello. Poco entrenamiento, ropa inadecuada o poco calentamiento previo son algunos de los elementos que favorecen la aparición de este tipo de dolencia.

 

En el corredor, el cuello está continuamente sometido a tensiones y por lo tanto se puede generar dolor y contractura cervical.

Sin embargo, existen ciertas estrategias a tener en cuenta para evitar la ocurrencia del dolor , así como para aliviar los síntomas existentes.

 

Las zapatillas serán un instrumento muy importante a tener en cuenta en este contexto ya que trabajan como amortiguadores, debemos por tanto elegir zapatillas profesionales e incluso en función al peso o las propias prestaciones,

 

Es recomendable trabajar adecuadamente los músculos, haciéndolo de igual manera con: las piernas, los brazos, el cuello y la espalda.

 

El calentamiento es fundamental sobre todo en los meses más fríos, en los que debemos dedicar por tanto algunos minutos de más a este parte del entrenamiento y así será más dificil sufrir este tipo de molestia.

 

Debemos hacer especial atención a la postura, y tendremos que aprender a correr sin coger posturas erróneas.

 

Utilizar bragas de cuello durante los meses más fríos es un modo perfecto de evitar el riesgo de contracturas. Si tenemos dolor, aplicar una crema en la zona afectada es una gran manera de aliviar el dolor.

 

#keep running !

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *